Reviso mi archivo de notas de té y chequeo la fecha: mayo de 2014, ese fue el año en el que asistí al ciclo de charlas de té de la sommelier Mónica Devoto y al primer encuentro de té. Ahora lo recuerdo y siento una linda emoción al pensar en la ilusión que me generaba toda la “movida” que se estaba dando con respecto al té. Ya pasaron cuatro años y escribo esta nueva nota considerando al Encuentro como un evento clásico y consolidado del mes de mayo.

El Encuentro varía todos los años de fecha con respecto al ciclo de charlas: ha sido la apertura del ciclo, el cierre o como este año, se organizó entre charla y charla el sábado 20 de mayo en el Hotel Cottage Carrasco .

El título de cada día de charla: “Introducción al mundo de tés y tisanas” “Descubrí el Té como ingrediente en la cocina”, Diseña tus propios blends y “Brindemos con tragos elaborados con Té” nos da una idea de lo que se expuso en el Encuentro y también de las diversas formas que va tomando el té y a cuántos emprendimientos, empresas y profesiones involucra.

Uno de los desafíos del sommelier de té es  crear un ambiente propicio para la degustación y encontrar el equilibrio con los demás elementos del entorno; el lugar, la comida que acompaña, la ambientación e integrarlos de forma armónica generar una experiencia interesante en el consumidor.

En este 4° Encuentro encontramos un lindo equilibrio entre todo lo que hay que tener en cuenta; una ambientación sobria, delicada y original, varios stands con de té o tisanas o expositores que de una u otra manera integran el té  o su filosofía en sus productos; también vajilla, decoración y cosmética. El lugar elegido para distribuir todos los stands es amplio y permite circular cómodamente, sentarse a degustar y volver a empezar el circuito.

No es necesario ser conocedor o muy fanático del té para participar del Encuentro; es un evento para que  tanto el gran consumidor como el que simplemente acompaña o es curioso encuentre novedades y converse, pregunte, deguste, compre y se saque dudas.

La temática de los stands podría dividirse en tres categorías, aunque en el Encuentro están ubicados de forma intercalada:

  • Tés, tisanas y bebidas con té
  • Alimentación
  • Vajilla y decoración

Dentro de la primera categoría encontramos este año la línea de blends Sinfonía, diseñados e importados por Mónica Devoto. Después de sentir el aroma de todos y degustar alguno, elegí para llevarme el blend Pasión Tango, que es elaborado con base de té negro de Ceylán, trozos de arándanos, rosa mosqueta, pimienta roja y notas de frambuesa. Entendí que era el blend ideal para el otoño de entre los otros cinco blends de la línea, aunque el Oriental Goa Chai es también una buena elección para días fríos, porque se compone de una base de té negro con trozos de canela, cardamomo, cáscara de naranja y pimienta rosa con notas de vainilla.

También  encontramos marcas que se especializan en tisanas elaboradas con hierbas  (cedrón, malva, boldo, equinacea, rooibos) y otras que desarrollaron tisanas con mezclas de especias logradas según los principios de la Ayurveda. Esta ciencia milenaria proveniente de India propone reestablecer el equilibrio y estimular la salud de cada persona de acuerdo a su dosha o biotipo predominante (vata, pitta y kapha). Sostiene que la alimentación adecuada  es una de las principales formas de mantenerse sano y en armonía. Las tisanas diseñadas según cada biotipo nos benefician cuando nos desequilibramos y como consecuencia se manifiestan enfermedades o malestares. Uno de los folletos que elegí del stand tenía un cuestionario para descubrir qué tipo de dosha predomina en mí. Fue una idea genial para poder descubrirse desde una mirada distinta a la occidental y elegir la tisana adecuada con un fin específico para la salud.

Además de informarse o preguntar a cada expositor (en algunos stands encontramos a los dueños de la marca o importadores y en otros a promotoras) el punto fuerte del Encuentro es la posibilidad de degustar los tés. Si bien no están todos disponibles, en general hay una o dos opciones por stand y muchas veces se eligen variedades que recién salieron al mercado. En general predominan las tisanas y de blends de té mezclados con frutas, flores y esencias en lugar de los tés puros.

La degustación no solo se reservó al té en tacita y caliente; también se presentó té frío del tipo verde y negro con limón endulzado con stevia y yogur de frutas con té verde.

Para maridar tés y tisanas encontramos también varios stands de bocaditos dulces típicos de un té de la tarde; masitas secas, brownies, carrot cakes, alfajores, muffins, mermeladas, pancitos con té verde y sándwiches.

Otra tentación que no se degustó pero “enamoró” fue la vajilla; tanto la de estilo vintage que se ofrecía para alquilar para eventos puntuales,  como las tazas con infusores y saquitos de té en forma de pirámide disponibles para comprar en el momento.

A lo largo de estos cuatro años el Encuentro ha ido variando los expositores o incorporando presentaciones dentro del evento; en la segunda edición, por ejemplo,  el público pudo conocer una ceremonia de té japonesa que exhibió la embajadora de Japón Keiko Tanaka.

Este tipo de iniciativas que difunden el rol del té en otras culturas, así como el hecho de sostener el Encuentro en el tiempo y generar espacios para grandes empresas o pequeños emprendimientos que encontraron en el té su razón de ser,  va educando y ampliando la visión y potencial del té en Uruguay. ¡A esperar ahora el 5° Encuentro!